Ilustración Diseño

Ilustración Diseño

1 dic. 2017

que se muera el machismo*

Hace unas semanas, la que fue directora del instituto en el que yo estudiaba, ahora ya jubilada, se puso en contacto conmigo por si quería colaborar creando la imagen para el 50 aniversario del centro.
La directora era una mujer fuerte, diferente, nos empoderaba y nos hablaba bien clarito; me gustó que se acordara de mí y por supuesto saqué tiempo para dibujar algo...

Todo esto me trajo muchos recuerdos de aquella época en Sevilla. Siempre recordaba el instituto como "una época oscura", pero con este trabajo pude dar luz a esos años de mi vida.

En realidad, el Martínez Montañés fue un gran sitio en el que aprender. Cursé los estudios de Bachillerato Internacional, una gran suerte, pues, aunque en un principio ese bachillerato es más exigente para el alumnado, sólo éramos 4 alumnxs en clase y tuvimos una gran cercanía con todxs lxs profes. Mis 3 compañerxs siguen siendo amigxs, después de tantos años (17 años), y gran parte de mi funcionamiento actual, mi buena planificación, organización, esfuerzo, los aprendí esos años.

¿Entonces por qué mi recuerdo no era positivo?
Ahora lo veo muy claro....
Mi gran problema en esos años fue el machismo.

Yo era una adolescente muy vital, bastante abierta, pero "superpava" para tantas cosas...
Yo no sabía en esos momentos que toda esa mierda que me hacía daño era machismo, ahora sí.

En las aulas y los pasillos te hacían la vida imposible si llamabas la atención lo más mínimo, siempre había alguien para recordarte lo "puta" que eras (ahora puedo reírme) y por supuesto que no se te ocurriera ser tú misma, que te apaleaban (literal).

No sólo eran chicos los que generaban esta violencia: en una ocasión la jefa de estudios me tuvo que llevar a casa porque una horda de chicas me esperaba a la salida para... aún no sé para qué....
No recuerdo ningún agravio por parte de los docentes, pero sí que nadie, absolutamente nadie, nos habló de esto, o por lo menos no de la manera en la que nos hacía falta. Tenías que bregar tú solita con todos los ataques, y dependiendo del apoyo, la educación recibida, pues lo llevabas de una manera u otra. Yo no lo llevé bien.

No sólo sufrí dentro del centro en esa época. Cursando 3º, con 16 años, denuncié una agresión sexual sufrida de camino al instituto a las 8 de la mañana.  Ir a la comisaría, redactar la denuncia, ver fichas policiales buscando al agresor... muy simpático todo... No volví a ir sola caminando al instituto. Madre me compró una bici para sentirme más segura y rápida en mis trayectos.
Me regalaron una alarma anti-violación.

No fue la primera, ni fue la última. Mucha violencia contra la mujer, te lo cuento de primera mano.

Tuve la suerte de seguir creciendo, ningún machismo me paró las ganas de ser, y conocí el feminismo. Me puse las gafas violetas y desde entonces veo todo aquello que antes no apreciaba.
Los ataques machistas, que siguen, no tienen ya el mismo efecto en mí. Aunque siguen doliendo...

Ha coincidido que ahora he tenido la oportunidad de ir de forma voluntaria a los institutos cercanos con las agentes de igualdad. Llevamos un taller de auto-cuidados y relaciones sanas: hablamos de todo esto, me encanta y sigue siendo fundamental y necesario tristemente, pocas cosas han cambiado en este tiempo. Las chicas siguen pasando miedo, siguen siendo insultadas, denigradas, incluso aún muchas no saben que eso no debe ser así.

Cuántas heridas y obstáculos recibimos por ser mujer.

Para el 50 aniversario del Martínez Montañés dibujé su fachada con las ventanas llenas de colores diferentes, porque sería ideal que en un centro educativo se enseñen todos los colores de espectro, pero siempre con la base del respeto y el amor. Que se muestre la riqueza de la diversidad, que se ofrezcan herramientas no solo productivas, sino de convivencia y de crecimiento personal...

Quiero que todas las mujeres del mundo sean libres de violencia
Quiero que todas las personas del mundo sean libres de violencia
Quiero que todos los seres del mundo sean libres de violencia






27 nov. 2017

dibujo salud*

  
He dibujado mi matriz con la intención de sanarla.
Aunque sí crea en la magia, 
no creo que de manera mágica 
se sanará por trazarla con los lápices de colores, 
añadirle imaginación, hojas, luces y lunas.

Mi cuerpo sanará escuchándolo en silencio,
con atención amorosa lo conoceré,
mi cuerpo encontrará la salud en alimentos de la tierra,
de paseo por el monte mi cuerpo brillará.

Y yo sabré mucho de salud, 
más que de enfermedad.
"Parece fácil plantearse metas, 
y muy difícil que las cosas no se tuerzan"
Pero mi mente también sana, y mi corazón se abre
Creo, de crear y de creer



a mano*


Llevo tiempo sin usar este blog,
y permito que pasen los días
sin dibujar tanto como me gustaría,
sin escribir más,
sin expresarme con holgura y sin censura.

El mandaleo me sienta de maravilla.
Aquí una muestra de tiempo bien aprovechado.

Me enfoco, enciendo motores, disciplina ven a mí*

24 sept. 2017

en la noche también soy


la faz de la luna varía, cambia, transforma,
crece, decrece, incluso desaparece,
y la luna no cambia, aun no la vea, es redonda y blanca

alma da la bienvenida al otoño y su desapego
quiere frío brisa noche sanar la herida
para volver a renacer en el deshielo

tan lunática lunera luna con mis vivos desvaríos
siendo puro movimiento! atracción, deseo, miedo
alimento a alma en la fe de su abrigo

este dibujo mío es oscuro nocturno premeditado
real hermoso transparente mi piel, mira mi todo,
porque también me reconozco en la noche

en la noche también soy 
en la pérdida perdida me encuentro
lucecita que me guía puro calor interno

así se congele la tierra y el sol se extinga
esa llama seguirá danzando






6 feb. 2017

de dentro hacia afuera*


"Aquí, en este cuerpo, están los ríos sagrados;
aquí están el sol y la luna,
así como todos los lugares de peregrinación...
No he encontrado otro templo más gozoso
que mi propio cuerpo"
Sahara

Este dibujo se originó en unas vacaciones por la Toscana. Vi un cartel de información donde se marcaba un itinerario espiritual, que iba de iglesias a ermitas, de cruces a templos de piedra.

Pero mi itinerario espiritual preferido es el que recorro sintiendo cada parte de mi cuerpo.
La meditación y el Yoga me han reconectado con mi parte espiritual,
me han devuelto el poder y la libertad del alma.

La espiritualidad se vive por dentro y se expresa hacia afuera, con comportamientos más humanos, con calor, con amor. Comprensión.
Recorriendo este itinerario que marco vuelvo a la calma, a la claridad.
Descubro la paz y la alegría en mí.

Cuál es tu itinerario espiritual favorito?
Cómo alimentas al alma?
Crees que no tienes? escucha*


30 ene. 2017

se puede sentir la energía*


puedo sentir la energía que me recorre,
el temporal, la ventisca, la niebla, el bochorno
todo se mueve, por fuera y por dentro.

Es pura naturaleza lo que soy, potencia en vasija,
la amo, la muevo para que no sea ella la que desborde,
el torrente o se seque.

La fuerza está dentro,
que nadie te diga que no eres fuerrrrrrte.

Escucha.

"Tierra mi cuerpo,
Agua mi sangre,
Aire mi aliento,
Fuego mi espíritu"